Opinión
Argentina: Una contribución al debate sobre Ley de Financiamiento educativo

Ministerio rico... escuelas y docentes pobres
Por: Laura Marrone (VIENTOS DEL PUEBLO, especial para ARGENPRESS.info) (Fecha publicación:10/11/2005)

 

 

Ver anexo de cifras del financiamiento del sistema educativo argentino

El proyecto de Ley de Financiamiento Educativo presentado por el Ministro Filmus ante las cámaras en Septiembre del 2005 ata la inversión en educación a la marcha del PBI se asienta sobre la fragmentación ya generada por la Ley Federal estableciendo el porcentaje del PBI incremento de fondos (6% que sin embargo no resuelve la desigualdad creada ni garantiza los fondos necesarios para mejorar la educación).

No estamos frente a un problema corporativo de los docentes. Se trata de la educación de nuestros hijos/as. La Reforma Educativa de los 90 (Ley de Transferencia, Ley Federal -LEF- y Ley de Educación Superior-LES) provocó la mayor fragmentación de la historia en la inversión educativa en cada provincia con la consecuente violación de los derechos de todos a acceder a igual calidad de la educación cualquiera sea el lugar geográfico de nacimiento. La transferencia de los diferentes niveles educativos a las provincias, redujo los gastos de la Nación y descargó el peso de la misma en estas últimas. Pero éstas, con sus economías regionales en crisis y escasos PBI no pudieron afrontar la dimensión del esfuerzo requerido. Llevamos ya más de una década con promedios de diferencias que oscilan de 1 a 4 entre lo que se invierte en provincias pobres como Salta (688 $ por alumno) a provincias con más ingresos como Santa Cruz ( 2799 $) dentro de un panorama nacional que sostiene un promedio de escasos 1300 $ p/a.

El Ministerio de Educación señala como un cambio en la política de su gestión el hecho que entre el 2001 y el 2005 se incrementó en casi un 110% el presupuesto que administra. (de $ 2.146.000.000 a $4.779.000.000). Esta cifra esconde sin embargo dos problemas. El primero es que se trata de valores absolutos debiéndose dar cuenta de una inflación en el período del 50 %. El segundo es que lo efectivamente incrementado (55%) no ha significado una mejora equivalente de los recursos de las escuelas ya que desde la Ley Federal este es un Ministerio sin escuelas y sin docentes.

Sus fondos alimentan una superestructura monstruosa de técnicos, mecanismos de control y evaluación, proyectos que están por fuera del Sistema Educativo Formal, libros cuya compra se define centralmente, y becas cuya distribución también se destinan centralmente. Todos éstas, inversiones que permiten una mayor centralizad del sistema, de control ideológico y político de la educación que está pasando a constituir una de las variables de construcción de poder de la era K.

Un fiscal sin responsabilidades

De acuerdo a lo previsto en el presupuesto del 2006, sin necesidad de que medie la sanción de la supuesta Ley de Financiamiento, las cifras aumentarían a 6.054.805.000 $. Es decir el Ministerio tendrá más plata. Hartos de gastarla sin mucho escrúpulo ni criterio como hasta ahora, el Ministerio ha decidido ponerle precio a su derivación a las provincias: Les exigiría a ellas también un incremento de la inversión según una tabla de índices establecida y su sujeción a determinados criterios como requisito para recibirlo. El Estado Nacional cierra así una genial ingeniería que combina la descentralización en la responsabilidad efectiva de la educación que seguirá estando en manos de las provincias y una centralidad inédita en los mecanismos de control ideológico de lo que se enseña a través de los libros, del cómo se enseña a través de los organismos evaluadores, equipos de capacitación, y la perla del proyecto: el ajuste de los estatutos docentes jurisdiccionales a un convenio marco acordado con CTERA-UDA y SADOP.

Digamos que Filmus-K aprendieron del FMI y se proponen ser una especie de fiscal que controla a las provincias a través de los mecanismos financieros sin ser responsables efectivos de la educación que estas brindan realmente. ¡Llegan incluso a amenazar con sanciones consistentes en suspensión de partidas a aquellas que no se avengan a las pautas que nación establezca!

En 1905, hace 100 años exactamente, ante la incapacidad financiera de las provincias para satisfacer la demanda de construcción de escuelas, el Estado Nacional se hizo cargo sancionando la Ley Lainez. Creó la mayoría de las escuelas cuyos edificios aún sobreviven y sostuvo de sus fondos la expansión del sistema.

En el 2005, Filmus-K no vuelven para atrás la Reforma Educativa en sus líneas centrales. No asumen la responsabilidad de afrontar con el superávit fiscal nacional producto de las mayores exportaciones, a las provincias en crisis. Simplemente se proponen “reforzar” las inversiones según un gasto equivalente a la matrícula y otros parámetros. Para algunas provincias que ya están en esfuerzos de inversión equivalentes al 30% de sus presupuestos provinciales, el mecanismo propuesto es difícil de cumplir pues no sólo no podrían aumentar más su inversión en educación sino que el incremento pretende condicionarla en los fondos de coparticipación federal previstas para el año entrante.

Para que sea más claro, la relación entre el gasto consolidado nacional en educación, (provincias más nación) y el presupuesto total nacional, (provincias más nación), la inversión efectiva en educación ronda el 14%. O sea que el esfuerzo que las provincias más pobres hacen es más del doble de la media nacional.

Dicho todo esto, estamos afirmando que si se desea realmente afrontar la crisis educativa se debería renacionalizar el sistema educativo al menos en su cuestión financiera para que sea el Estado Nacional quien afronte la inversión en educación del mismo modo que en su momento se hizo con la ley Lainez.

Dime quien te apoya y te diré...

Es sorprendente los apoyos que ha cosechado este proyecto de financiamiento entre los empresarios, la iglesia y las conducciones gremiales. Es que Filmus es sociólogo y sabe hacer las cosas bien con quienes constituyen resortes de poder. Veamos

¿Por qué están tan contentos los empresarios de la Unión Industrial Argentina, de la Cámara de Comercio, de la Asociación Empresaria Argentina, de la Sociedad Rural, de IDEA, es decir, del conjunto del arco empresarial, y hasta el propio Llach, ex ministro de Educación de De La Rúa que cayó sin alcanzar a imponer su plan (una versión del famoso proyecto Sofia de la Banca Boston?

Es que este proyecto junto a la Ley de Educación Técnica pretenden un giro hacia una mayor vinculación de la educación con las necesidades de las empresas capitalistas. Si durante el uno a uno importar hasta los repuestos supuso desatender la formación técnica, con la devaluación vuelve a ser rentable producir algunas auto-partes en el país y los empresarios descubren que ¡No hay técnicos capacitados para satisfacer sus demandas!

Pero lejos de pensarse en la formación integral esos jóvenes, dentro de lo cual se la formación técnica vincule teoría y práctica, las empresas imponen capacitaciones restringidas a la medida de sus necesidades que bien podrían brindarla gratis en sus propias empresas, pasantías que significan simples manos de obra barata, y todo atado a planes de exención impositiva.

¿Y la iglesia? ¿Cómo se explica que la iglesia apoye al mismo gobierno que promueve el control anticonceptivo? Es que a la hora de la plata la iglesia no tiene problemas religiosos. Durante la Reforma, la educación privada vio incrementar sus beneficios. La relación de inversión del estado por alumno privado con respecto a la inversión por alumno de escuelas estatales pasó de 0,45 en el 94 a 0,59 en el 2000. ¡Aumentó el 30 %! Filmus la mantuvo Pero esto no es todo. El incremento de escuelas “conveniadas” (charters) va en aumento lo que permite el control creciente de sectores particulares de la matrícula de las escuelas otrora públicas que sin embargo el estado financia al 100%. Así mientras las estatales públicas tienen grados de 40 alumnos, las estatales “conveniadas” restringen el ingreso a 15! (ver caso Tierra del Fuego)

¿Y los sindicatos CTERA-UDA-SADOP? Además de seguir recibiendo suculentos subsidios para capacitación de docentes lo que significa participar de la creciente privatización de la formación docente, serían reconocidas como interlocutoras nacionales para un nuevo estatuto. En los considerandos el proyecto establece con claridad que una parte del salario estará ajustada a desempeño y capacitación. En el artículo 10 dice que serían estas entidades las que negociarían el convenio marco al que luego se deberían ajustar los estatutos jurisdiccionales. ¡Y la que no se atenga a este, se quedará sin fondos nacionales!

¿Por qué el carro antes que el caballo?

No deja de llamar la atención que esta ley se proponga antes del supuesto debate para la sanción de una nueva ley federal que estaría programando el gobierno nacional y la misma CTERA para el 2006 ante el fracaso de la actual Reforma.

¿Qué sentido tendría entonces sancionar una ley de financiamiento a sólo pocos meses que supuestamente se defina el nuevo diseño de educación? Lo lógico sería abrir ese debate, ir a fondo en el balance del por qué del fracaso de la Reforma de los 90, convocar a toda la población al mismo, superando el estrecho marco de las instituciones de gobierno y aún de los docentes y hacer que participe toda la población en verdaderas asambleas educativas en todo el país. Entonces de ese rediseño nacional del sistema educativo podría luego definirse el esquema de financiamiento. Al revés en cambio supone dejar constituido como válido el actual sistema fragmentado y luego convocar a un debate acotado que sólo retocaría la actual estructura.

Las escuelas experimentales en Tierra del Fuego. Sentido y propuestas de una experiencia alternativa

Paola Linás y Angel Rivas (VIENTOS DEL PUEBLO) especial para ARGENPRESS.info)

Investigación realizada en el marco del proyecto del CIPPEC Las provincias educativas. El estado el poder y la educación en las 24 provincias argentinas.

Objeto-problema: Las experiencias educativas en las escuelas alternativas en la Pcia. de Tierra del Fuego.

Aspectos sustantivos

Esta investigación aborda la experiencia alternativa en gestión organizacional y pedagógica en escuelas municipales en Tierra del Fuego creadas a partir del año 92. Es evaluada como política de estado, que hoy representan el 23 % de las escuelas del Estado aunque sólo atiende al 2,6 % de su matrícula.

Las investigadoras indican que la superpoblación de las escuelas del Estado tradicionales y la sanción de la nueva Ley Federal de Educación supusieron las condiciones que abrieron las puertas para que gestiones de padres lograran el consentimiento del entonces intendente de Ushuaia para su habilitación.

La investigación reconoce antecedentes de escuelas alternativas en la propuesta de la Escuela Nueva de 1899 de Ferriere en Ginebra por un lado y las de Educación Popular de orígenes difusos aunque reconociendo a Freire como su principal exponente. Las investigadoras distinguen que ambas propuestas estuvieron dirigidas a sectores de poblaciones de diferentes estratos sociales, de clase media la primera, de sectores populares bajos la segunda. Dado el carácter de la población que asiste a las escuelas investigadas Enmarcan la experiencia en la primera vertiente.

Las escuelas mencionadas se nutren de la experiencia de escuelas de City Bell en pcia. de Bs. As. inspiradas en el Instituto Speroni dirigido por Carlos Videla. Las escuelas fueron impulsadas como extensión de este instituto, con el que mantienen vinculación. Es Videla quien vehiculiza políticamente los reclamos ante los sucesivos gobiernos de Tierra del Fuego.

Las escuelas presentan un novedoso modelo organizacional donde no hay jerarquías docentes, ni funciones rígidas: no hay porteros ni directores. Los docentes hacen todo rotativamente. Los docentes tienen reconocimiento oficial escalafonario a los fines salariales y de seguridad social. Pero no se someten a concursos arbitrados por las Juntas de Clasificación con representación del Estado y de los gremios. Son elegidos por los mismos docentes en reuniones de consenso interno. En general son docentes egresados del Instituto Speroni que realizan una pasantía al egresar del mismo.

Los docentes tienen horarios de trabajo más extendidos que los de las escuelas tradicionales. Durante una hora y media por día, la hora del té, realizan reuniones de evaluación y planificación.

Los padres son convocados por lo menos una vez a la semana a reuniones para tomar conocimiento del aprendizaje de sus hijos e hijas No pueden ingresar al establecimiento en cualquier horario aunque pueden participar de tareas pedagógicas contando experiencias profesionales, de vida, etc. Participan de actividades mensuales para la recolección de fondos El Estado no garantiza el mantenimiento de los edificios. Los padres deben abonar 100 $ de cooperadora anuales.

La matrícula admite el ingreso de 15 alumnos en sala de 3 por año que se cubre con hermanos e hijos de docentes. Los padres de familias que quedan afuera son los impulsores principales de la conformación de nuevas escuelas.

redaccion@argenpress.info
info@argenpress.info

COPYRIGHT ARGENPRESS.INFO © 2002 - 2005
webmaster@argenpress.info